UN DISPOSITIVO QUE AYUDA A SALVAR VIDAS

Más de 2.000 casos fatales en los últimos 10 años es el saldo por accidentes de monóxido de carbono (CO) en nuestro país. El “asesino silencioso”, como es llamado habitualmente por la falta de advertencia de su ingesta, hoy puede tomar otro rumbo gracias a: un investigador del CONICET, una universidad nacional, la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), y una mamá que perdió a sus dos pequeñas hijas por un escape de gas, que aunaron tiempo, esfuerzos, conocimientos, dolor, presupuesto e investigación para desarrollar un proyecto que permitiría evitar todas estas muertes… y muchas más.

MI267-03

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *